Myriam Moreno

TERRARIUM
Febrero-marzo de 2016

Myriam Moreno (Valencia, 1990), ha montado un terrario para ofidios en el Gabinete de dibujos. Las serpientes habitan ahora en el m³, lo rastrean como lo han hecho a lo largo de la historia, como iconos de la fertilidad, de la creación, de las fuerzas telúricas; mudarán de piel e irán adquiriendo en cada cambio más y más experiencia vital, más sabiduría.
Terrarium sigue la línea de trabajo que Myriam Moreno inició hace unos años sobre la serpiente y que busca la reinterpretación de su valor mitológico e iconográfico universal.
Joyas, telas bordadas, dibujos, collages y pequeñas esculturas representan pieles.
Terrarium ha sido también una ocasión de reencuentro entre amigas, Myriam y Maribel:

“Entre cuatro paredes me encuentro, entre cuatro paredes me siento.
Doblemente encarcelada, mi piel y mi jaula, mi ser en mi cuerpo.
El cuerpo, cárcel.
El alma, templo.
Templo al que acudir cuando me pierdo, al que acudir para encontrar poco a poco, algún reducto desconocido y sereno de mí.
La piel desprendida cuenta refriegas, fatigas y llantos, fuerza, pasión y alegrías desbocadas. Corazón henchido, quizá alma en pena, quizá vilipendiada, quizá destruida. Dadora de vida, dadora de muerte, todo bordado con la misma aguja y en la misma tela…así fui tejiendo mi piel, para que más tarde, como el otoño se desprende de sus hojas, cayera de mí, de mí se desprendiera.
Vuelvo a renacer con todos mis anhelos, desde la nada ya vacía de experiencias, con toda esa energía femenina que poseo, para luchar las mil batallas y sentir los mil amores incomprendidos… y volver, por mi naturaleza cíclica al fin del principio sabiendo que en el principio del fin empieza de nuevo mi camino: andar, sentir, amar, bailar, llorar, crear, vivir…
Una historia infinita sin comienzo, sin final.
Muero en mí para nacer de nuevo en mí.
Bienvenida,
Bien hallada,
Bienamada, Resiliencia.”
Maribel Gil

Obra de TERRARIUM

escaparate gris febeo 2016 miriam moreno1

 

escaparate gris febrereo 2016

escaparate gris febrero 2016 miriam moreno

Fotografía: Artur Kubiak